RSS

Cómo NO robar en Nike Town, Capítulo 1

02 Mar

Transmitido por Esbirro Arne el 7/3/2007.

Hola amigos, hoy os voy a contar una pequeña historia que sucedió hace unos tres años.

En verano del 2004 viajé a Londres con un grupo maravilloso de personas que aun recuerdo con mucho aprecio. Durante 25 días estuvimos aprendiendo inglés, visitando museos y… de compras. Aquí es donde empieza la parte oscura del relato…

Un día fuimos a Picadilly Circus, donde se encuentra la tienda más grande de ropa deportiva NIKE, llamada Nike Town (obviamente). Ese primer día, mi inocente alma descubrió la facilidad del hurto y la increíble descarga de adrenalina de huir de dicha tienda con 3 camisetas gratis debajo del brazo. Ese día decidimos montar una cruzada contra aquella multinacional explotadora de niños indonesios, chinos y de demás países africanos. Nuestro modus operandi era muy rutinario: localizábamos las camisetas sin imanes pitadores de esos, nos las llevábamos al probador junto a 5 camisetas de las que llamaremos “señuelos”, una vez dentro del probador nos bajábamos los pantalones y nos poníamos la camiseta como si fuese un calzoncillo, introduciendo las dos piernas por las mangas y la tercera (en mi caso la más grande) por el cuello. Debíamos tener cuidado de quitar las etiquetas, porque si no… ¡¡¡¡PIT PIT PIT!!!! y un negro de 2,10 te registraba. Aquel primer día robamos alrededor de 600 euros en material deportivo (en mi caso una camiseta de Ole, y una negra sin mangas de las cuales aun luzco con orgullo). Aquel mítico día todos fuimos HEROES, y a pesar de tener que llevar tres camisetas en la entrepierna y de que tus huevos chorreasen más que la Cibeles, solo se veían sonrisas… hasta que llego el segundo día de “compras”.

Volvimos a Nike Town, y seguimos el método que tan bien nos fue el primer día. Esta vez, yo me alejé del grupo, cogí una camiseta del Inter de Milán, otra del Manchester y otra de Brasil, (nuestro lema era: “No importa el color, sino el precio”). Esta vez dos de ellas llevaban el jodido imán, pero… NO CONTABAN CON MI ASTUCIA. Con material de alta precisión (mis dientes) logre hacer un pequeño agujero por el que sacar dicho imán, pero por alguna extraña razón esta vez me guarde las etiquetas en la cartera y en el zapato. Cuando bajé las escaleras para escapar de aquel oscuro lugar capitalista ahí me estaba esperando un negro como el ayudante del doctor House (Foreman) y su máquina detecta-etiquetas. Lógicamente al pasar, aquel infernal sonido que aun me acompaña en mis sueños hizo aparición… ¡¡¡PIT PIT PIT!!!

Foreman, amablemente me invitó a abrir mi mochila y mostrarle su contenido… (HE DE AÑADIR QUE A PARTIR DE AQUÍ TODOS LOS DIÁLOGOS TIENEN LUGAR EN INGLÉS, Y QUE INCREIBLEMENTE, ENTENDÍ CASI TODO)… al ver Foreman que no tenía nada, me hizo mostrarle la cartera, y ahí descubrió la PRIMERA de las 3 etiquetas repartidas por mi cuerpo. “What’s this?” preguntó
“A souvenir to my family, I haven’t got money to buy nothing” respondí, y le expliqué que no tenia pasta para comprarme nada y que era para demostrar que había comprado algo en Nike Town y chulear como un perraco.

En fin, el tío parece ser que tragó, pero me volvió a hacer pasar por el detector, y la SEGUNDA etiqueta apareció en escena: ¡¡¡PIT PIT PIT!!!

“¡¡¡SU PUTA MADRE!!!” pensé, y con cara de inocente me volví a mi amigo Foreman que cada vez parecía más negro ante mis ojos. Me preguntó ” WAS UP BROTHA” le dije: “¡¡¡POS NA NIGGA!!! K ME HE GUARDADO OTRA EN EL ZAPATO X SI ME PILLABAS LA DEL BOLSILLO”. (Aquí debo especificar que esto es PURA REALIDAD, no dije lo de nigga, pero JURO POR MIS MUERTOS que lo del bolsillo es verdad).

Foreman sacó el walkie y llamo a un coleguita más negro, más grande, más alto y con más mala hostia que él. No recuerdo su nombre, pero lo llamaremos HIGHTOWER (véase loca academia de policía y descubriréis a lo que me refiero…)

Foreman y Hightower, me llevaron a las oficinas donde se encargaban de llevar el tema de los chorizos y vulgares ladrones de medio pelo con los que yo no me siento identificado. He de añadir que obtuve un trato especial por los niggas, ya que a un ruso o rumano, (no sé de donde era, el caso es que llevaba gorra), lo tenían sentado en una silla riéndose de él y tratándole como lo que es, una mierda.

Me metieron en el despacho y Hightower empezó con su interrogatorio:

Le explique lo que le había explicado a su compañero Foreman, y él me explico que no tenía que recoger las etiquetas del suelo cual niño de 3 años. “Si ya lo sé Hightower, pero que era un recuerdo para teneros siempre en el corazón”. Hightower me hizo llamar a mi monitor, para que viniese a recogerme.

(CONVERSACIÓN TELEFÓNICA)
– Xxxx, estoy en Nike Town, que me han pillado robando, dicen que vengas a por mí y que preguntes por Hightower

– Vale Diego, pero… ¿has robado?

– Sí, pero aun no me han pillado.

– Diego, vas a ir a la cárcel.

– Yo no, pero tú igual sí.

– Voy para allí.

(FIN de la CONVERSACIÓN)

Mientras tanto, he de añadir que al grupo de negros se le agrego otro negro más, este era más clarito, colorado diría yo, pero negro. Hightower, tras darme lecciones de lo que no tenia que hacer en NIKE TOWN decidió dejarme libre… (FIN DE LA PRIMERA PARTE).

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20110302-X en La Taberna de Moe

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: